Tratamiento

para dejar

de fumar

Dejar de fumar es posible

Pide tu cita y líbrate del tabaco.

Si has pensado en dejar de fumar, estarás en las mejores manos porque en Albéniz Estética hemos ayudado a miles de personas desde 1998 a conseguirlo.

Nuestro tratamiento consiste en la aplicación de infrarrojos sobre determinadas terminaciones del cuerpo que reinicia de forma natural la producción de endorfinas desligada del hábito tabáquico.

Reproducir vídeo

Llámanos

958 29 28 76

Asesoramiento sin compromiso

o te llamamos nosotros

o puedes
logo-white

Algunas cuestiones sobre el tabaquismo

Como fumador/a, usted tiene una dependencia física a la nicotina. Cada vez que fuma, la nicotina pasa a la sangre y su nivel de endorfinas aumenta considerablemente.

La endorfina es una sustancia natural segregada por el propio organismo y necesaria para vivir. Media hora después de fumar, el nivel de endorfinas decae. Es entonces cuando le faltará este tranquilizante natural y en consecuencia, se sentirá nervioso -mono-. Esta reacción viene dada en realidad por la falta de endorfinas, no de la nicotina y explica el fenómeno de la dependencia.

Procedentes de la familia de las encefalinas, las endorfinas son morfinas endógenas (un grupo de pépticos de cadena corta con propiedades farmacológicas similares a la morfina) que están distribuidas desigualmente en el sistema nervioso en estrecha relación con los receptores opiáceos localizados en el tálamo, hipotálamo, amígdala y médula espinal. Todos ellos conectados con el núcleo Reje Magnas, centro esencial de enlace del sistema analgésico.

El consumo de drogas, incluido el tabaco, provoca en la persona adicta una drástica alteración de los niveles de endorfinas. Los especialistas en este tema han detectado que se produce un aumento de endorfinas en nuestro organismo asociado a niveles de nicotina en sangre. Así, el fumador tiene alterada su capacidad de producir endorfinas, de modo que estas sustancias que en las personas no fumadoras se producen en de forma natural en situaciones de estrés, dolor o felicidad, en los fumadores va inseparablemente unida a la nicotina.

Sin dependencias

“Di adiós a tu dependencia física del tabaco.”

Sin síntomas

“Olvida los síntomas de abstinencia: ansiedad y estrés.”

Sin problemas

“Acaba con las graves consecuencias del tabaco.”

logo-hojas

Testimonios de nuestros clientes

logo-hojas

Nuestra técnica: La Termoestimulación

En qué consiste la Termoestimulación

La termoestimulación Es un método sencillo, natural, sin ninguna contraindicación ni efectos secundarios. Consiste en la estimulación de los exteroreceptores -receptores cutáneos sensibles a los estímulos táctiles, térmicos, doloríficos y pretores mediante una radiación infrarroja  de onda corta. Estos exteroreceptores son terminaciones nerviosas libres.

Los estímulos caloríficos que la termoestimulación da, se transmiten a través de fibras amielínicas tipo C, que tienen una conducción más lenta pero más intensa que las del tipo A o B mielínicas. Las fibras amielínicas tipo C o del grupo IV, según otra clasificación utilizada por fisiólogos, transmiten sensaciones de dolor, prurito, temperatura y tacto burdo, y tienen una conducción de unos 0,5 a 2 m/seg a través del eje sensitivo somático del sistema nervioso.

Cómo funciona la Termoestimulación

La radiación infrarroja es una radiación electromagnética de frecuencia inferior a la del rojo y superior a las hertzianas de onda muy corta (milimétricas). Se utilizan como medio de calefacción, y en medicina, sin ningún riesgo de quemaduras, en el tratamiento de artritis, reuma, alergias, etc.

La estimulación de los exteroceptores induce la segregación de endorfinas, de la misma forma que se produce con el consumo del tabaco. Está comprobada la segregación de opiáceos encógenos mediante su estimulación y posterior reversión de los efectos con naloxona.

La nicotina tiene efectos periféricos y centrales. Los efectos periféricos como la inhibición de la contracción gástrica, el aumento de la frecuencia cardiaca, etc. no desarrollan un papel relevante en el efecto de refuerzo de la nicotina. Los efectos centrales son los que podrían tener un papel importante en el efecto de refuerzo. Se sabe que a nivel central, la nicotina estimula la liberación de sustancias hormonales y aumenta los niveles plasmáticos de ACTH.

La termoestimulación mediante la radiación calorífica sobre exteroceptores producirá un estímulo suficiente para la segregación de beta-endorfina y de esta forma, en los días que se aplica el tratamiento con abstinencia nicotínica, se conseguiría restablecer la segregación fisiológica de esta sustancia en el fumador.

El aumento de la motivación se traduce como resultado en un proceso de evolución psíquica en relación a incremento de seguridad, reafirmación y satisfacción personal al finalizar el tratamiento.

La termoestimulación es el método más rápido, eficaz y natural para eliminar el hábito del tabaquismo.

Si quieres recibir el mejor tratamiento para dejar de fumar en Granada no dudes en ponerte en contacto con Albéniz, tu centro de Medicina Estética en Granada y conoce el tratamiento por termoestimulación para quitar la adicción al tabaco.